Mié11132019

Last update08:32:44

Back Más FBA tackleo.com La reacción a la ausencia de ética...

La reacción a la ausencia de ética...

Usar puntuación: / 9
MaloBueno 

Después de haber publicado la semana pasada un texto sobre ética en el football americano y algunos de los artículos que forman parte del código de ética de los entrenadores de la NCAA se desató una interesante polémica entre lectores, aficionados y fanáticos.

Si bien no se alcanzó el objetivo deseado que era el de hacer voltear a los responsables de las ligas y de la organización del deporte para que se pusieran las pilas (se confirmó la tesis de que México es un país en el que “no pasa nada”) y actuar en consecuencia, si hubo por lo menos gente del football que se puso a reflexionar sobre el asunto en cuestión.

Hubo desde la víscera, hasta los que trajeron del pasado casos que se han presentado en diversas épocas por personajes oscuros. Pero también hubo quien comprendió que el mensaje era en sí atender ya no el problema que se presentó en un estadio hace una semana, sino para entender que estamos mal y que se deben operar mecanismos que coadyuven a evitar las prácticas desleales.

A entender que la materia prima del football, que es humana y muy sensible, es la misma que requiere el país y que quienes están al frente de una organización o de un grupo de muchachos tiene una enorme responsabilidad de educar, formar y entregar a México mejores personas.

Me llamó la atención que no se pronunciaron los que deberían hacerlo, que la mayoría de los medios callaron ante lo que todos vimos, de no haber sido evidente no se hubiera levantado tanta polvareda entre quienes siguen el football.

Recuerdo cuando en una época se puso el dedo en la llaga sobre el uso de sustancias prohibidas por parte de algunos equipos, debido al gran desarrollo muscular y físico de sus jugadores. Se activaron entonces mecanismos de revisión aleatoria a los jugadores de todos los equipos sobre el consumo de anabólicos. No sé en realidad si se sigan llevando a cabo, no he vuelto a escuchar de ellos, pero sí he visto más deportistas altamente físicos en todos los equipos de México. Y en las redes a veces hay hasta bromas entre jugadores sobre el uso del “chocho”.  Espero, por el bien de los jóvenes, que ésta ya sea una práctica desarraigada en los gimnasios de los conjuntos de football americano.

Ahora bien, por qué no entrarle al tema de la ética, su código, el respeto irrestricto al deber ser de un coach y su compromiso con la formación a través de valores. Creo que es una tarea pendiente que tienen muchos de los organismos que promueven el football y que llevarlos a cabo les ayudaría en demasía a generar una mejor y más limpia competencia.

Y que los disensos que haya podido haber creado un comentario sobre ética deportiva se convierta en un consenso en beneficio de éste deporte que a muchos nos ha generado quizá los momentos más agradables de nuestra vida estudiantil.

Y finalmente, quiero agradecer a la gente del football, entre ellos algunos coaches tan destacados y distinguidos en el football americano del país que se tomaron la molestia de contactarme en forma privada para exponer sus puntos de vista, debo aclarar que lo que enriqueció esas pláticas fue que algunos estuvieron de acuerdo en lo expuesto y otros no, pero en ambos casos siempre fueron respetuosos de la opinión y manera de pensar de cada quien. Coincidiendo todos en la conclusión de que hace falta que las reglas sean claras y un código de ética no le vendría mal a nuestro deporte.

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.