Mié11132019

Last update08:32:44

Señor Bladé, ¿Ahora sí la reunificación?

  • PDF
Usar puntuación: / 11
MaloBueno 

Una década tiene el rompimiento en el football americano de la liga mayor en México, desde 2008 la queja constante y continúa era sobre los jugadores becados de los equipos ITESM y UDLA.  Los entrenadores y autoridades (gente de pantalón largo, que no jugadores), se oponían a enfrentar a sus equipos de instituciones públicas a las de carácter privado.

Lo cierto es que además de la queja por la cantidad de becados y la forma cómo los equipos de las universidades privadas se hacían de los servicios de los mejores jugadores de México hizo que el nivel deportivo se disparará y los marcadores llegaran a ser de escándalo otro motivo más para argumentar la separación.

A partir de entonces se desató una “campeonitis nacional” donde hasta cinco o seis universidades del país se proclamaban “campeones nacionales” ya fueran de una conferencia verde, azul, morada y de mil colores o de grupos de cualquiera de las tres transformaciones mexicanas, nunca la 4T. Lo cierto es que el nivel más alto de competencia hasta el año pasado lo fue el de la liga premier; sin embargo, hay que decir que desde hace por lo menos tres años los juegos han sido muy parejos y éste año Juan Manuel Bladé ya no tiene excusa los equipos de la Onefa lograron ya meter a su nivel a los Tecs y a la UDLAP, incluso en ésta pretemporada se han visto mejor sus equipos, entonces la pregunta es: ¿Qué le falta al presidente de la Onefa para dar el paso de la reagrupación?

Existen ya ligas deportivas que nutren a uno y a otro segmento de instituciones con buen nivel la Onefa con una gran cantidad de clubes que año con año miles de niños y adolescentes se preparan para llegar a los equipos del IPN y de la UNAM, la Fademac de alguna manera poco a poco se ha convertido en el semillero de las instituciones privadas y varios de sus egresados integran algunos campus en diferentes zonas del país.

Desde hace 10 años han sido los que no usan utilería los que se opusieron a la unificación de las ligas. No he conocido un solo muchacho que se queje de las becas, al contrario, he conocido a varios que luchan por obtener una y si no se puede para ellos la vida sigue, se agrupan en sus instituciones y luchan palmo a palmo contra cualquiera, sin temor, sin miedo y lo principal: sin quejarse.

Conozco exjugadores viejos de la década de los años setenta que nunca los he oído quejarse sobre los becados norteamericanos de los Tigres y de los Borregos, al contrario, tienen historias de vida y de juegos donde manifiestan que enfrentar a los norteamericanos los hacía redoblar esfuerzos y luchar con mayor intensidad.  Se divertían incluso poniéndoles apodos y las victorias que sobre los equipos de Guz Zavaleta o Barry Copenhaver han sido el mejor de sus recuerdos en el emparrillado. Hablo incluso de exjugadores de Guerreros Aztecas o Toros Salvajes de Chapingo que metieron en serios problemas a los becados. Y no se diga aquel campeonato de los Pieles Rojas en 1975 fue una felpa en la gran final a los Borregos que celebraron por todo lo alto, lo hicieron jugadores mexicanos y un coach mexicano, Manuel Rodero y su tribu.

Así que señor Bladé tome decisiones de peso, de fondo. Ya no están en su liga las personas que por complejos y miedos desarticularon el football americano de nuestro país privando a jugadores y público tener auténticos y únicos campeones nacionales por ya una década.  ¿Será capaz de trascender o se irá sin pena ni gloria?

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.