Sáb08172019

Last update10:07:34

FERNANDO GARCÍA: UN CÓNDOR DE GRANDES ALTURAS

  • PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

 

Si una década hay en el football americano estudiantil en México que haya sido apasionante y desbordante en muchos de sus aspectos fue la de los setentas. Pues en ella había tanto talento sobre el terreno de juego como sobre las laterales. Hasta directivos que lograron llevar el clásico estudiantil al mismísimo Estadio Azteca.  Los escenarios vivían llenos impresionantes y me refiero a estadios como el México 68, el estadio Universitario de Nuevo León, el estadio Tec y el estadio de la Ciudad de los Deportes. Inmuebles que incluso en juegos estelares de categoría intermedia estaban a reventar.

 

Inicio de ésta manera porque ésta historia tiene que ver con un protagonista de esa época: el hoy Dr. Luis Fernando García Estrada, un hombre cuyo talento se desarrolla quizá como el de muchos jóvenes mexicanos, a partir de un sueño y la búsqueda del mismo. Y es que, si existe un momento de quiebre en la historia del football americano en México es aquel histórico clásico y lleno en el estadio Azteca en 1972 cuando los Pumas y los Burros Blancos pletóricos de estelares que hoy son leyendas metieron cien mil personas que vibraron con otros cientos de miles de espectadores que lo seguimos por televisión.

 

Ahí, ese día, en la mente de un jovencito que con su jersey número (53), se coronaba campeón de la categoría juvenil AA con su equipo los Gamos del CUM al ser el duelo por el título juvenil preliminar del magno partido, se hizo una promesa tras ver a los jugadores y el marco pletórico en el que se desarrolló el choque: “¡Un día jugaré un clásico!” Y lo cumplió.  Su promesa, su sueño se vio cristalizado con cinco clásicos Poli-UNAM de 1975 a 1979.

 

Fernando García, fue dirigido en el CUM juvenil por el Coach “Chino” Álvarez Trejo y después del título alcanzado ingresó junto con su compañero de secundaria y preparatoria, Gonzalo Melo quarterback, al equipo de categoría intermedia Búhos de Leyes. En éste equipo que dirigía el inolvidable coach Manuel Neri Fernández alcanzaron el tricampeonato en una época en que los Escorpiones Rojos, los Cheyennes, los Pieles Rojas, los Vietanmitas de la Prepa 9, los Zorros de la Vocacional 3 y otros más eran duros rivales y todos aspirantes a la corona que ostentaron los poderosos Búhos que siempre tuvieron en la mancuerna de centro y quarterback a Fernando García y a Gonzalo Melo. “Mis mejores juegos fueron: el que jugué en el estadio Azteca de preliminar en el Clásico Poli-Uni porque ahí forjé mi más grande aspiración. Mi debut en la liga intermedia con los Búhos de Leyes y mi primer juego en 1975 en liga mayor con los Cóndores de la UNAM al hacer primer equipo, fui el único novato en esa línea ofensiva que tenía además a: Beto Márquez y Bimbo Sotomayor de guards; Chucho Acosta y Rodolfo Tovar de tackles y Roberto Escobar de ala cerrado, en ese mismo año un amigo, Luis García, sustituyó a Tovar y nunca dejaría la titularidad”.

De ese primer juego como novato en los Cóndores de 1975, Fernando García recuerda que se midieron a los Pieles Rojas del coach Manuel Rodero y entonces tuvo que encarar a aquel linebacker que hizo historia en el football de México: “El Come fierrros” Espinoza. Al mencionar al coach Rodero, no puede uno soslayar que Fernando García tuvo el honor de que su escuadra semana a semana se midiera a grandes atletas, sino en el puesto de coach en jefe a personalidades de la talla de Barry Copenhaver, Cayetano Garza, Jacinto Lícea, Escalante, Delmiro Bernal, Mike Cervantes,  “Pibe” Vallarí, Manuel “Gallo” Vázquez, y de los Pumas entonces hay que mencionar a su propio coach Manuel Neri, y a otro grande Alfonso “Desalmado” García, también vivió los inicios de Diego García Miravete.

 

Fueron tiempos en que la competencia era total y los jugadores lo mismo enfrentaban equipos becados que jugadores estadounidenses.  “Los Borregos becaron a un excelente compañero por esos años, me refiero a Jorge Márquez, era un jugadorazo”. “Arturo Alonso fue mi capitán en el equipo de 1978 cuando le ganamos el campeonato a las Águilas Blancas”.  “Los quarterbacks que recuerdo son: Gonzalo Melo, Jesús “Tano” Chávez, Bruno Ramos, Rubén Borbolla, Erick Suárez y Fernando Langle”.

 

El fin de semana pasada el Dr. Fernando García acudió a Saltillo al Congreso denominado “Politrauma. Más allá del hueso”. Y fue el Dr. Gerardo López Mejía connotado traumatólogo de la capital coahuilense quien nos dijo acerca del excóndor García: “Fernando es trustee nacional de la Asociación de Ortopedistas, una especie de sensei, gran maestro. Goza de una gran jerarquía académica en el país es de los mejores en México”.

Finalmente, cuando al doctor Fernando García a quien entrevistamos en Saltillo y tras adquirir la Crónica del Football americano saltillense le pedimos su opinión con respecto a la obra señaló: “Éste tipo de libro son aportaciones muy valiosas, son historias que no conocíamos en la capital del país; pues casi todo lo que sabemos es acerca de los Tigres o de los Borregos. Y ahora, conoces los orígenes de toda la región y puedes entender lo que hoy sucede en el contexto nacional”.

 

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.