Mié12192018

Last update10:25:27

Breve historia de las categorías infantiles

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

alex camacho¡Que, tal mis queridos amigos y amigas! ¿Cómo están? En lo personal de pláceme por volver a charlar con ustedes y reanudar nuestra comunicación, después de haber transcurrido un primer semestre muy difícil para su servidor, sobre todo en mi estado de salud y del cual vamos mejorando poco a poco.

En verdad, estoy profundamente agradecido de las muestras de cariño y apoyo, que muchos de ustedes me profesaron durante mi convalecencia hospitalaria y posteriormente. Como algún amigo me dijo: ‘Mi Alex, todavía te quedan muchas yardas por recorrer en el campo’ y en verdad, es así. De igual forma, quiero agradecer públicamente, la distinción que me hizo la Mesa Directiva de FADEMAC, en haberme distinguido, en dedicarme las temporadas primaverales de Baby, Femenil, Intermedia y Juvenil ‘A’ a mi nombre, sobre todo, ‘en vida’, pues por lo general estas dedicatorias se hacen a personajes fallecidos (toco madera), algo muy significativo.

Pues pasemos a lo nuestro. Ahora está la época más bonita de nuestro fútbol americano: la temporada de infantil. Algunas ligas ya comenzaron sus juegos de temporada como la, CONA AC, FADEMAC, ONEFA y otras más, como LINFA-FBA-AEFA (en un torneo interligas) y OFAMO, están en sus primeras jornadas; la OFAEP y ARFRAQRO, comienzan. En el Norte tanto la MFL, LFABCS, OEFA, AFAIS y en el Sur, con la OFASE, sus torneos están por concluir.

Como siempre he mencionado, la Conferencia Infantil, es mi consentida pues sus categorías que concentran a los niños y jóvenes hasta 15 y 16 años, fueron el origen y razón de despertar en mí, esta pasión por este deporte, después de ser simple espectador de juegos cuando era niño y joven desde 1956, en que fui a mi primer Clásico Poli-UNAM, a la edad de 6 años; en 1968-1970, fui jugador en Juvenil e Intermedia con los Diablos y Canarios de la Prepa 9 (todavía no se llamabas Vietnamitas). En las décadas de los setentas, ochentas y noventas asistía a los juegos sin importar que categoría era. Posteriormente, acompañé a mis hijos, desde 1990 a sus entrenamientos y juegos en su trayectoria en infantiles, juveniles, intermedia y mayor, arraigando en mí esta pasión por el fútbol americano.

Pero cuantos de ustedes saben de la historia de estas categorías infantiles, por lo menos de esta zona metropolitana y estados circunvecinos, seguramente pocos; por ello dedicare la presente columna a realizar un breve recorrido por ella.

El antecedente más antiguo que se tiene conocimiento de la existencia organizada del fútbol americano en categoría infantil, se remonta al año de 1939, ya que en ese año se crea oficialmente la primera Liga Infantil o de 4ª Fuerza, integrada por equipos como el Hacienda, Wacha-chara, Piccolino, Popocatépetl, Miravalle y Politos. Es importante mencionar que él término “Infantil”, no era concebido como ahora, con relación a la edad, ya que en esos años, la categoría única era de 14 a 16 años.

 

A principios de los sesentas, existía la categoría de 4ª fuerza, considerada infantil, con edades de 15 y 16 años, en donde ya participaba el equipo de Cherokees, fundado en 1961 por Don Tomás Bay, Julio Lattuf y Fernando Patiño, en la ya desaparecida Liga “Aquiles Ratti”. Pero el impulso definitivo se comienza a configurar a mediados de esa década.

Quizá a las nuevas generaciones de jugadores y aficionados del fútbol americano, no les signifique nada el nombre de Carlos Nyssen Hernández, pero este personaje, es el responsable directo de que infinidad de jugadores hayan tenido oportunidad de jugar desde infantiles, ya que Don Carlos fue el creador de la primera Liga Infantil formal en la Ciudad de México. Esta Liga, la Pre infantil o Quinta Fuerza, también conocida como “Liga Pingüica”, dio lugar años más tarde, a la Pop Warner y ésta, al haber una división entre algunos equipos, a la AFAIMAC y así sucesivamente nacieron la CIFAI, la “Tarzán” Saldaña, Protón, FADEMAC, CONFACI, FAMAC, LIMEFA, Liga Colegial, etc, etc. Esta Liga fue la génesis del desarrollo de este deporte que actualmente se vive en las categorías infantiles. Además en 1961, se crea en Monterrey la AFAIM -fundada por cierto entre otros, por el periodista ya retirado en este medio, el Ing. Francisco Machorro- y en el resto del país, con el transcurso de los años se fueron formando varias ligas de ámbito regional.

De acuerdo a la información que me proporcionó otro destacado periodista, mi buen amigo y recordado Don Enrique Estañol (q.e.p.d.), cuenta Don Carlos, anecdóticamente cómo se dio la formación de la Pre infantil: “Un buen día mi hijo Daniel, que tendría unos 9 años, me dice que el domingo siguiente iba a jugar fútbol americano con los amigos de la cuadra, allá en la colonia Condesa, al preguntarle que, equipo o contra quién y en que Liga, no me supo contestar de momento. Preguntando supe que ese equipo era el de los Friends, el que entrenaba en el camellón de la Avenida Mazatlán y que jugarían contra otro equipito llamado Titanes que practicaba en la colonia Escandón, con curiosidad asistí al partido, allá en los terrenos en donde se construyó posteriormente el Hotel de México, hoy el World Trade Center. Me gustó ver a los chiquillos medio disfrazados con cascos y hombreras que se deshacían, pero le entraban a los guamazos con mucho gusto.

 

Pocos días más tarde Daniel, me dice que van a volver a jugar con los mismos Titanes y acordándome que me habían hecho arbitrar el anterior encuentro, decidí donar un trofeíto y darme a la tarea  de buscar árbitros; preguntando, di con una Asociación que se ubicaba en la calle de Art. 123, allí el “Soldado” Alvarado me preguntó, que en que Liga jugaban los contendientes, cosa que jamás se me había ocurrido preguntar, pero los hermanos Solís (coaches de los Friends) dijeron que no había tal Liga y que solo eran jueguitos por hacer deporte.

 

Esa semana fui madurando la idea de formar esa “necesaria Liga para niños”, hacer unos reglamentos para regular la competencia ya que jugaban chicos desde 8 a 12 años con diferentes pesos. Mandé imprimir unos volantes y pancartas que se repartían en los juegos de Liga Mayor y en algunos hasta nos permitieron presentar a los niños “equipados”. En pocos días recibí 15 llamadas telefónicas de otros tantos equipos”.

 

Pero es hasta 1963, cuándo se comienzan a dar los primeros pasos para lograr un campeonato con chiquillos mayores de 10 años en adelante, Carlos Nyssen Hernández, el Dr. Julián Fajardo, Raúl Hernández y Enrique Amezcua, se reúnen periódicamente y hacen proselitismo y poco a poco se van reuniendo más interesados para logra una verdadera Liga Infantil. Entre los nuevos convencidos de la idea, están: Juan García Piñón, con los Bucaneros del Circuito Músicos de la entonces lejana Ciudad Satélite; Fernando Ferreyra Fano y Enrique Estañol con los Titanes de Escandón; Francisco Chávez Palomares y el "Tacuba"; los Friends de la Condesa, con Nyssen al frente y apoyando a los hermanos Jorge y Willy Solís; Miguel Duhalt con los Lobos de Plateros; el Zamora de la Colonia Condesa; los (otros) hermanos Solís con el Wachachara, el Narvarte con los hermanos Bohórquez, posteriormente adherido a los Cherokees.

Viene el apoyo externo de la prensa especializada con Don Mario Villamar (q.e.p.d.), Felipe García de la Vega (q.e.p.d.), y Jorge Armando Rodríguez, de la Asociación de Árbitros del D.F., gestándose, la que habrá de ser la primera temporada de la Liga Pre infantil de 5ª fuerza.

Corre el año de 1964, los trabajos se continúan, juntas y más juntas, pros y contras, habrá que tener presente que aquellos días no se tenía presente, ni tablas de peso y edad, utilería adecuada, campos idóneos, coaches y todo se basaba en el enorme cariño que había hacia el deporte.

En noviembre de dicho año se establece la convocatoria para participar en la “Liga Mexicana de Fútbol Americano, A.C.”, en su “Torneo de Iniciación de Fútbol Americano de Quinta Fuerza”; cuyas principales bases eran:

  •          El Torneo se iniciaría en la tercera semana de diciembre.
  •          Únicamente participarían equipos de quinta fuerza para niños de 13 años y como casos excepcionales se permitirían el registro de 3 elementos de más edad (14 y 15 años).
  •          La Asociación de Árbitros del D.F., los que basándose en el reglamento prevaleciente y tratando de adaptarlo a la edad, mentalidad, peso y estatura, serían los encargados de llevar a cargo el arbitraje de los juegos.
  •          A los finalistas que obtuvieran el primero y segundo lugar de cada grupo, se les obsequiaría un Trofeo y al que resultara triunfador de una eliminatoria entre estos primeros lugares, se les daría un trofeo de “Campeón de Campeones”. Asimismo todos los equipos participantes serían obsequiados con un diploma; de igual forma se otorgaría un trofeo individual a los mejores jugadores en su posición, al campeón anotador y mejor entrenador, así como a los árbitros actuantes.
    •          Los colores, emblemas o mascotas de los equipos, deberían ser registrados en la solicitud de ingreso, teniendo el cuidado de no ser similares a los de otros equipos; en su caso, por antigüedad, se respetaría el del equipo más viejo.
    •          El número de jugadores registrados, debería ser superior a 15, presentando su examen de peso y medidas.
    •          Se determinaba un máximo en edad (13), peso (50 kilos) y estatura (1.55 mts.).
    •          Para casos excepcionales de jugadores fuera del límite en alguna de las bases fijadas, se compensaba de acuerdo a una tabla especial, cuyos límites iban de 12 años, 55 kilos y 1.55 mts. hasta 15 años, 35 kilos y 1.50 mts.
    •          Los jugadores que tuvieran 14 y 15 años deberían comprobar que nunca antes hubieran jugado este deporte; permitiéndose registrar 3 jugadores mayores de 13 años, participando en el campo, solo un elemento.
    •          Se presentarían las credenciales- cédulas al árbitro, para comprobar la identidad de los jugadores.
    •          El tiempo de duración de cada cuarto era de 12 minutos.
    •          Los campos de juego, eran designados por la Liga.

Otro aspecto importante, eran sus Estatutos, destacando los siguientes puntos:

Los pioneros en impulsar la práctica de este deporte en la niñez de esta gran zona urbana, por fin cristalizan la formación de la Liga de Fútbol Americano Pre infantil de 5ª. Fuerza, cuya primera temporada nace el domingo 27 de diciembre de dicho año con un torneo relámpago de 16 equipos, realizado en los terrenos de Zacatenco y donde el kick off inaugural lo dio el Dr. Jacinto Licea, interviniendo las organizaciones: Aztecas de Tacubaya, Bucaneros de Satélite, Bulldozers, Castores, CCDDE, Destroyers, Friends de la Condesa, Justo Sierra, Lobos de Plateros, Narvarte, Tacuba, Titanes de la Escandón, Pumas, Wachachara, Zamora de la Condesa y Zacahuisco con una sola categoría de niños, cuyo campeón resultó el equipo de Tacuba que dirigiera Paco Chávez Palomares.

Posteriormente, se da forma al primer campeonato formal e hhistórica, habría de ser la programación de la primera jornada regular; en el Grupo 1, se enfrentan: Friends a los Aztecas; Lobos vs. Castores; Zacahuizco vs. Pumas. En el Grupo 2: Zamora frente a Titanes; el Tacuba a Bucaneros y Wacha-chara vs. Narvarte.

Recuerdos emotivos quedan de las jornadas jugadas en ese campeonato inicial. Quedan como finalistas los Friends y el Narvarte, estos últimos, dirigidos por el ex astro politécnico, Alfredo “Pipo” Mota, que a la postre fue el ganador del partido jugado en el Campo Marte, en un encuentro que fue inolvidable y que tuvo un desenlace de película. La Ola Naranja del Friends, ganaba el encuentro por 12-0 y solo faltaban 4 minutos de acciones, el cetro parecía asegurado, pero la Avalancha Café del Narvarte, en esos 240 segundos de juego, anotó 22 puntos, para darle un dramático final al encuentro y coronarse campeones por 22-12.

Bucaneros; aunque no ganó ningún encuentro, dejó constancia de su entusiasmo y de su aplicación al juego limpio; puesto como ejemplo por los árbitros por su espíritu combativo y deportivo, con lo cual se hizo merecedor por parte de la Liga a participar en un juego de exhibición que se realizó en el Estadio Municipal, de la Ciudad de Querétaro, el día 7 de marzo de 1965 a las 12 horas, invitados por el Ing. Antonio Lavín que formó parte de unos Bucaneros que hubo allá por el año de 1927 y por el Lic. Luis Pérez Rubio, ante los Aztecas de Tacubaya ganando los de azul y oro por 6-0; siendo los equipos pioneros de categoría infantil en jugar en ese Estado. Además jugaron los finalistas del pasado campeonato, Friends y el Narvarte, ganado nuevamente los campeones por 12-6.

Esa experiencia, motivó a seguir adelante a sus fundadores, ya que lo importante era él que los niños practicaran el fútbol americano y que aprendieran a jugar en conjunto.

 

Y SIGUIÓ LA HISTORIA...hasta nuestro tiempo.

LES COMPARTO ESTA REFLEXION, PUBLICADA HACE YA ALGUNOS AÑOS POR UN COACH DE FOOTBALL AMERICANO, PERO QUE AUN SIGUE VIGENTE

Dentro de mi experiencia en 25 años como entrenador de jóvenes adolescentes, este comentario hecho recientemente por uno de mis jugadores actuales me llamo mucho la atención: “Si mi papá nunca hubiera jugado, mi vida como jugador sería totalmente feliz”.

La primera reacción que tuve ante el jugador fue el cuestionarlo sobre el por qué, de sus palabras, lo cual lo alentó a seguir hablando tratando de encontrar refugio en alguien que comprendiera su situación: “Mi papá al término de cada juego se la pasa criticándome de que pude haber hecho determinada cosa de una manera distinta, mejor, y haga lo que haga nunca me reconoce de que haya hecho mi mejor esfuerzo y siempre acaba regañándome, además siempre me dice que “EL” lo hubiera hecho mejor, que cuando “EL” jugaba, los jugadores eran de mucho más garra y entrega, y que ahora somos una bola de mediocres que no sabemos entregarnos al equipo como debería de ser ”.

“Además todo el tiempo se la pasa criticando al staff de coacheo, que si la jugada estuvo mal mandada o que si él hubiera mandado alguna otra cosa diferente, y para el colmo de males, ahora anda con que quiere entrar al equipo a coachearme él. El chiste es que nada le parece y el que venga a los juegos es algo que a mí en lo personal me tortura de una manera muy fuerte, y si entrara él como entrenador, la verdad preferiría salirme del equipo” comento.

Después de esto, la curiosidad me orillo a investigar sobre la antigua vida deportiva del padre con gente del medio contemporánea a él, que habían jugado con él, o habían jugado contra él en algún momento determinado de su carrera, enterándome de varias anécdotas simpáticas sobre su paso en los emparrillados nacionales.

Si bien el tipo no era malo, tampoco era lo que le presumía a su hijo al final de cada partido, y para ser cierto, estaba bastante alejado de haber sido considerado un jugador verdaderamente “destacado”, aunque a decir de él, había sido uno de los mejores tackles de la historia de México en la década de los 70s y de la escuela en donde ahora jugara y estudiaba su hijo.

Ante esta situación, opte por guardar la mayor prudencia sobre el pasado del padre y trate de hacerle ver al jugador actual que lo único que pretendía su padre era motivarlo y darle una óptica del juego de pundonor y orgullo, y que si la manera en la que lo hacía no era la correcta para él, que tratara de entenderlo y sobre todo, tratar de platicar fuera de los horarios de los juegos cuando la adrenalina estuviera en sus niveles normales.

Esta situación me hizo reflexionar sobre la gran cantidad de exjugadores que con único afán de motivar a su hijo, y de hacerlo sentir “más seguro”, se dedican a hacer de la vida deportiva del hijo un verdadero martirio al compararlo todo el tiempo con jugadores, sistemas y mecánicas de entrenamiento de épocas pasadas y peor aún, comparándolo todo el tiempo con lo que hizo el propio padre en su época de jugador, (historias que para ser ciertos, la mayoría de las veces están exageradas en más de un 50%).

¿Cuál es la verdadera forma de apoyar a un hijo que comienza a jugar en este bello deporte? La forma más fácil y prudente: sentándose arriba en las tribunas mientras él juega en cada partido, llevándole agua para después del juego, cooperando con la tribuna a echar porras positivas para la escuadra, guardando prudencia con nuestros comentarios ante los demás padres de familia sobre las cosas que no sean de nuestro agrado, haciéndole una señal de ánimo cuando el muchacho voltee a la tribuna buscando nuestro apoyo, pero sobre todo, respetando su individualidad como jugador, dejándolo jugar de la posición que él decida, nunca criticándolo de manera violenta o negativa por algún error que él llegue a cometer en el transcurso del encuentro, escuchando con paciencia sus aventuras y experiencias vividas durante ese encuentro, no criticando a sus demás compañeros, pero sobre todo, dándole una fuerte y grata demostración de agrado al término del encuentro (llámese abrazo – apretón de mano – beso – sonrisa – una señal familiar “x”), haciéndole sentir esa tarde, que para la familia en general su actividad es de suma importancia, y que lo vivido en esa cancha de juego haya sido negativo o positivo en marcadores, le dejó una enseñanza que en un futuro le servirá para ser una mejor persona, cumpliéndose de manera casi mágica el objetivo para lo que fue creado el deporte en general: ser una mejor persona física y espiritualmente, lo cual de paso, ayudara a sanar y sellar las diferencias lógicas del crecimiento que hay entre hijos y padres, creando una comunión única entre ambas partes.

¿Qué les parece papis ‘coaches’? ubíquense y reflexionen.

ALEX CAMACHO LES RECOMIENDA….

¿Desean conocer de las categorías infantiles y otras, la programación semanal, en qué lugar van los equipos con sus resultados y los standings de diversas ligas del país?, les hago una amable invitación a que visiten la página www.cdpro-guia.com que se actualiza oportunamente y es un servicio que ofrece a la comunidad del fútbol americano, Don Roy Ruiz, director general y dueño del CD Pro (El Concepto Deportivo), que es la marca líder en el mercado nacional en vestimenta e implementos para la práctica de este deporte y con una importante cartera de exportación, tanto nacional como internacional.

¿Quieren la filmación de un partido de fútbol americano o conseguir alguno de nuestro football americano nacional, de esta temporada o pasadas?, Contacten a Eduardo Reza, el famoso “Zague”, -todo un profesional en filmación de juegos de este deporte, junto con su experimentado staff-, a su correo Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla o a su teléfono celular 044 (55) 40105863. O bien, visiten su muro (Ed Reza) en Facebook. Coméntenle, que lo leyeron en mi columna y les dará un significativo descuento.

Y eso es todo por hoy, no olviden leer un buen libro y si pueden hacer ejercicio, háganlo, es una buena combinación para disfrutar de la vida.

Se despide su amigo de siempre... Alex “Indiana” Camacho

*Sé generoso y comprensivo, que nadie venga a ti sin que pueda irse mejor y más feliz *

El Alex está a sus órdenes en el e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla , me dará mucho gusto y placer recibir sus amables comunicaciones.

 

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.