Dom06242018

Last update05:50:36

Columna: En tres puntos por Rigoberto Plascencia

  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

concussion01La película “Concussion” (La verdad Oculta / En México) ha causado un boom en el mundo pues se habla de que la NFL había ocultado esto, y que gastaba millones para evitar que saliera a la luz pública, es un hecho que el futbol americano como se le conoce al FOOTBALL, es un deporte de contacto y que lleva a tener secuelas, sobretodo a nivel cerebral, al igual que el boxeo, artes marciales mixtas, inclusive el futbol soccer. Si, como lo leen, el futbol soccer, es un deporte que también de impacto, como el RUGBY, que en realidad son los abuelos del deporte de las tackleadas en los Estados Unidos.

En fechas recientes, el futbol soccer ha enseñado que el golpear con la cabeza el balón puede ser más dañino que el futbol americano, la jugadora Brandi Chastain, en el mundial femenil de 1999 fue el primer caso.

Esto llegó hasta el profesor, Robert Cantu quien es parte de la escuela de Neurocirugía de la Universidad de Boston y es co-fundador del Instituto del legado deportivo.

Él comentó que el cabezazo lleva a problemas neurodegenerativos y encefalopatía traumática crónica, se han realizado investigaciones a profesionales y notaron una estrecha relación entre la cantidad de cabeceos que un jugador hace y la presencia de anormalidades cerebrales.

En las investigaciones se han comparado los cerebros de nadadores y jugadores de soccer y los tritones se mostraron perfectamente normales, mientras  que los cerebros de los futbolistas presentaron anormalidades en las fibras nerviosas de la material blanca.

Las células nerviosas transmiten sus mensajes a otras células nerviosas a través de fibras nerviosas o axones. Si el cerebro es sacudido violentamente en muchas ocasiones, una persona puede presentar una interrupción en las fibras nerviosas.

En el futbol soccer así como en otros deportes donde la cabeza es expuesta a recibir impactos de súbito, el acto de sacudir violentamente el cerebro de forma excesiva puede conducir a síntomas cognitivos, incluyendo problemas de memoria, así como trastornos del comportamiento y del estado de ánimo, como la ansiedad y la depresión. Otros síntomas incluyen problemas con el sueño, mareo y dolor de cabeza.

Inclusive se les ha preguntado a los científicos si es factible que sea seguro el golpear la cabeza en el deporte y ellos dicen que aún no se sabe, con exactitud. La ciencia desconoce eso, siquiera tenemos un umbral que nos pueda decir que factores o circunstancias puedan acelerar esto; las aceleraciones lineales y rotacionales necesarias para causar una conmoción cerebral también son factores que puedan ayudar o afectar al involucrado. Las fuerzas lineales se miden en valores de gravedad (g), y hemos medido golpes en varios deportes de hasta 150 g  donde la persona no ha tenido una conmoción cerebral y hemos tenido otros individuos donde golpes de tan solo 50 g o 60 g le has ocasionado conmociones.

Con el otro tipo de fuerzas ­–las fuerzas que rotación o torsión– que se miden en radianes por segundo al cuadrado, tampoco sabemos  cuál es la fuerza necesaria para producir conmociones cerebrales.

Tampoco tenemos un buen control sobre el umbral necesario para producir una conmoción cerebral leve, que son golpes en la cabeza que no producen síntomas, pero sí  producen cambios estructurales observables en imágenes neurológicas.

Este tema muy complejo. La fuerza biomecánica puede ser medida, la aceleración lineal y la de rotación también, pero estamos lidiando con un humano y no un objeto inerte en un laboratorio. Hay un montón de factores biológicos que influyen en que ese ser humano tenga una conmoción cerebral o no: cuántas conmociones cerebrales ha tenido antes, la gravedad de dichas conmociones cerebrales y lo seguido una de otra que se produjeron.

Otros factores a tomar en cuenta son: la edad –es más fácil sufrir una conmoción a una edad más temprana y la recuperación es más lenta–; la fortaleza de su cuello – si  tiene un cuello fuerte, se reduce significativamente la posibilidad de una conmoción cerebral– ; estado –si está deshidratado es más probable que tenga una conmoción cerebral–; y el sexo –las mujeres son más proclives a las conmociones que los hombres.

Por ello el profesor Cantu y otros investigadores, piden que los menores no cabeceen la pelota en el soccer, que se abstengan de jugar americano, rugby, box y hockey sobre hielo. Los impactos en la cabeza son más perjudiciales  cuando se dan en niños menores de edad debido a varias razones estructurales y metabólicas. Los cerebros de los niños no son tan mielinizados -mielina es el recubrimiento de las fibras neuronales –similar al recubrimiento de un cable de teléfono­–;  como los cerebros de los adultos.

Alrededor de los cinco años, la circunferencia de sus cabezas ronda el 90 por ciento de lo que llegará a ser en la edad adulta, pero el cuello no se ha desarrollado casi a ese punto. Ellos tienen la cabeza grande en un cuello muy débil, por ello con un golpe no tan fuerte puede causar un daño.

No debería ser prohibido esto en el deporte, porque no se tiene suficiente evidencia en este momento para entender exactamente cuáles son los riesgos. El objetivo de esta en investigación.

Ligas como la CFL (Liga de Futbol Canadiense), NFL (Futbol Americano de los Estados Unidos) y otras entidades dedican parte de sus ingresos para poder erradicar o disminuir en forma considerable este daño, nunca se podrá eliminar el riesgo pues en deporte de suyo siempre tiene sus secuelas, los corredores se dañan las rodillas, tobillos, cadera, columna y otros tantos detalles, y así podríamos ir en cada una de las disciplinas que hay en el mundo de la actividad física.

Kevin McDonald quien funge como vicepresidente de operaciones de la CFL, ha usado la prueba King-Devick que tiene el objetivo de monitorear a los jugadores en su movimiento ocular.

También la NFL dedica millones de dólares para evitar esto, neurólogos, desde el 2012 se fundó el Instituto Nacional de la Salud, junto a otras marcas se han incrementado estos ingresos para seguir investigando esto.

Aun cuando se ha incrementado en el mundo del futbol americano un 60% las lesiones cerebrales, hay muchas marcas y sobretodo marcas de cascos que siguen investigando como Riddell, Xenith y Vicis.

La polémica seguirá, y en verdad es un tema importante de salud, pero hay que investigar, más allá de estar diciendo cosas sin fundamentos y como siempre, la jugada está en sus manos.

Twitter de Rigoberto Plascencia: @rigoplascencia

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.