Vie10192018

Last update12:47:52

La ilusión de un triunfo

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El día domingo ocho  de diciembre, se jugó en el Estadio Bicentenario de Cabo San Lucas la final de tocho bandera infantil entre los equipos de Halcones y Steelers. El evento se llevó a cabo alrededor de las diez de la mañana,  los niños de ambos equipos mostraban una alegría y emoción por disputar el encuentro;  practicaban sus jugadas y esperaban ansiosos el momento de escuchar el silbatazo inicial para comenzar el partido decisivo.

Previo al arranque del juego, se acomodaron los trofeos respectivos y los pequeñines de Steelers corrieron para ver de cerca los posibles premios, algunos de ellos querían tocarlos y comentaban quién de ellos sería el jugador más valioso del encuentro. Su motivación aumentó y regresar a terminar su calentamiento, su Coach Humberto Ocampo daba las instrucciones finales y designaba a los capitanes para la ceremonia del volado.

La moneda de la suerte.

Uno de esos niños tuvo el detalle de acercarse al referee y darle una moneda que había encontrado en el campo, le pidió que con esa hiciera el volado era la que les traería buena fortuna y su deseo parecía tomar forma.  Ganaron la decisión y comenzó el encuentro por el campeonato.

Alentados por su familia y entrenadores ambos equipos dieron una gran primera mitad, 19-12 era el marcador al medio tiempo; la balanza se podía inclinar para cualquier lado, los pequeños corrían de un lado para otro, niños y niñas participaban en el terreno de juego, Marisol Vega y Oscar Gutiérrez eran los anotadores de Halcones; el Coach Jonathan Vega mandaba jugadas y hacía ajustes con sus pupilos para buscar la anotación.

Un cierre muy peleado.

Las defensivas ajustaron  y las anotaciones fueron solamente una por bando, Steelers  sumó un touchdown para aumentar su ventaja a 26 puntos al fallar la conversión; Halcones no bajo los brazos y se esforzaron para anotar y convertir la conversión y se acercaron a sólo seis puntos; cada jugada  era  disputada con muchas ganas y los volátiles estuvieron cerca de empatar el encuentro pero no lograron anotar y el partido llegó a su fin con el silbatazo final.

El jugador más valioso.

Resaltar a un jugador sería tal vez injusto para el trabajo que hicieron todos los niños, el reconocimiento va también para las personas involucradas en este proyecto, en especial a las autoridades de la Casa Hogar de Cabo San Lucas quienes permitieron su integración al deporte y darles una oportunidad de compartir la alegría del deporte y al Coach Humberto Ocampo por este triunfo que va más allá del emparrillado.

Si la suerte tuvo algo que ver, efectivamente el niño que se encontró la moneda fue el más destacado de la final y se llevo su trofeo orgulloso, su nombre es Arturo Mendoza  ¡felicidades campeón!

Dos campeones.

El resultado muchas veces es circunstancial cuando el verdadero espíritu del juego se demuestra en cada jugada alentando a los niños a competir y a trabajar en equipo, inculcarles el valor de la convivencia y el beneficio de practicar un deporte que los mantenga sanos, procurar la convivencia familiar y hacer de ellos mejores ciudadanos y lo más importante para ellos es como dice el dicho “Puedes dar un mejor sermón con tus acciones que con tus palabras”.

Amables Aficionados Sus Comentarios Serán Bienvenidos, Me Pueden Contactar
En Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla Y
Twitter @Enlazonadetd.com

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.