Mar01192021

Last update11:11:07

La película "La verdad duele" o "Concussion"

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

“El hombre del futbol americano debe vivir permanentemente con pequeñas lesiones. El brazo luxado, el tobillo inflamado, la ligera CONMOCIÓN, los protectores especiales para las costillas, las eternas raspaduras y hemorragias… Todas esas heridas son parte de la vida del jugador.  Pocos aceptan vivir con ellas, pocos soportarían enfrentar un juego de campeonato en esas condiciones. Por eso son pocos los campeones”.

Vince Lombardi

La película “La verdad duele” fue la traducción que en México se le dio al largometraje denominado “Concussion” cuyo significado médico en español es Conmoción cerebral y que estelarizó Will Smith quien encarnó el personaje del Dr. Bennet Omalu y cuyo estudio sobre el síndrome post conmoción cerebral en Estados Unidos retó al poder casi omnímodo  de la NFL.

La muerte prematura del legendario centro de los Pittsburgh Steelers de la década de los años setenta, Mike Webster en 2002 detonó dicha investigación cuyo análisis sobre la cantidad de golpes que en la cabeza recibe un jugador desde que comienza a jugar en las ligas infantiles, pasando por las estudiantiles, como la secundaria preparatoria y universitaria hasta las prolongadas carreras profesionales arrojaban miles de exposiciones al contacto de la cabeza.  Dicho impacto se incrementa cuando el golpe se da entre corredores de balón y linebackers o safeties al sumarse al golpe la distancia, velocidad, masa etc.

Entre los resultados que encontró Omalu fueron secuelas como la depresión, agresividad, migrañas, que llevaban a los jugadores a morir relativamente jóvenes, varios por suicidio. En otros casos consideró que algunos jugadores podrían haber sido diagnosticados de manera errónea con Alzheimer cuando apenas cruzaban la barrera de los 50 años de edad.

En fin una película que permite reflexionar sobre diversos tópicos del football.  Es obvio que quienes han vivido la experiencia de este deporte y asimilado la esencia del mismo se sintieron agredidos por el estudio.  Pero la verdad es que a partir de entonces la NFL debió de tomar en serio lo que se le estaba presentando y desde el inicio de este siglo ha habido cambios en la reglamentación, sobre todo del contacto y uso del casco, protección de mariscales de campo y el juego tuvo variaciones que lo han hecho más dinámico, más no por ello renuncia al contacto físico que es lo que prácticamente glorifica su práctica.

En lo personal me quedo con el mensaje de la última escena del filme cuando el Dr. Omalu decide retornar al pequeño pueblo californiano donde radica, sabiendo que ha influido ya en las decisiones futuras de la NFl sobre protección en la indumentaria y en las reglas de juego. Pero al asomarse al campo de prácticas de la secundaria de su condado, ahí el juego no ha cambiado, sigue igual.

Ahora bien, en México ¿Cuántos niños y jóvenes siguen siendo obligados a golpear con el casco? ¿Cuántos coaches siguen gritando improperios a sus jugadores para “sacar la casta” no importando que utilicen el casco para complacer a su coach? O peor, ¿cuántos coaches obligan a sus jugadores a regresar al campo después de una conmoción? ¿Conocen esos coaches realmente los síntomas de la conmoción? Porque va de la leve o pequeña hasta la intensa.  Definitivamente el cambio está en todos: directivos, prensa, doctores, árbitros, jugadores; pero la parte medular es el entrenador. Si el entrenador es capaz de enseñar a sus jugadores la esencia del futbol sin necesidad de que el muchacho use el casco o su cabeza como arma, estaremos salvando a los jóvenes y a este deporte.

Esta es la definición que encontré en wikipedia sobre conmoción cerebral “La conmoción cerebral es una lesión media provocada por un traumatismo en la cabeza que interrumpe la función normal del cerebro. Puede implicar desajustes en las neuronas sin que exista daño estructural obvio. Tras una conmoción cerebral, este órgano queda momentáneamente bloqueado. Puede haber o no pérdida de consciencia, pero generalmente se observa confusión o problemas de memoria”.

 

Sufrí 4 de ellas jugando al football en mi juventud, nuestros cascos eran de suspensión de  cuerdas. Nunca regresé al mismo juego después de cada una de las lesiones.  Eso se lo agradezco a los coaches. El football americano decimos que es el juego de la vida, bien… hay que preservarla.