Dom06242018

Last update05:50:36

La “maldición” de comenzar 0-3

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Iniciar con récord perdedor puede llevar al fracaso.

 

Cuatro equipos han comenzado con marca negativa la campaña del 2015, los Cuervos de Baltimore, los Osos de Chicago, los Leones de Detroit y los Santos de New Orleans; desde 1990, solamente tres equipos que empezaron con números negativos alcanzaron la postemporada, Los Cargadores de San Diego en 1992 (11-5), los Leones de Detroit de 1995 (10-6) y los Bills de Buffalo en 1998 (10-6). La apuesta para ver quién de los conjuntos actuales podrá igualar esa marca está en aire.

Un factor común entre esos equipos fue contar con un quarterback veterano, que los ayudó a salir del atolladero, los Cargadores habían adquirido en la pretemporada via canje con los Pieles Rojas de Washington al pasador Stan Humphries; un jugador que sería clave con ese equipo en su posterior visita a su único Super Bowl hasta el momento; los Leones de Detroit contaban aún con el extraordinario corredor Barry Sanders y la dupla del pasador Scott Mitchell y el receptor Herman Moore fueron claves para remontar lo que parecía una temporada destinada al fracaso.

Con los Bills de Buffalo, se combinaron dos factores, al comenzar 0-3 descansaron la jornada siguiente y el Coach Wade Phillips decidió cambiar al titular Rob Johnson, por el veterano Doug Flutie quien gracias a su liderazgo y experiencia logró embonar en el ataque y lograr una exitosa temporada en la cual lograron llegar hasta los playoffs.

¿Quién sería el candidato más viable de los cuatro?

Dos de estos equipos cuentan con mariscales experimentados, los Cuervos cuentan con el experimentado Joe Flacco y los Leones tienen en Matthew Stafford a un pasador con mucho talento; los Santos están a la espera de que se recupere su mariscal de campo, el veterano Drew Brees quien ya está entrenando de nuevo y se espera pueda jugar el domingo ante los Vaqueros de Dallas; el equipo con menos probabilidades es el de los Osos de Chicago, el suplente Jimmy Clausen no ha dado el resultado esperado y sin un cuerpo de receptores de calidad el ataque terrestre con Matt Forté no será la solución a corto plazo.

Los rivales de la cuarta semana para los equipos involucrados.

Los Cuervos de Baltimore viajan a Pittsburgh en juego de jueves por la noche, los Santos reciben a los Vaqueros en el SuperDome de New Orleans, los Osos reciben a unos inspirados Raiders de Oakland y los Leones viajan a Seattle para cerrar la jornada en lunes nocturno. Aún con un escenario de 0-4, no todo estaría perdido; ese equipo de los Cargadores de 1992 se repuso a un inicio de cuatro descalabros en fila y es el único hasta el momento es haber logrado esa marca.

Big Ben fuera de circulación de cuatro a seis semanas.

Otro estelar quarterback de la NFL fue lesionado por segunda semana consecutiva; en la visita de los Acereros de Pittsburgh ante los Carneros de Saint Louis, Ben Roethlisberger recibió un golpe en su rodilla izquierda que lo obligó a dejar el terreno de juego en el carro médico; su suplente el pasador Michael Vick fue llamado para mantener la ventaja y llevar a los aurinegros al triunfo; de acuerdo al estudio no requiere de intervención para sanar y ahora tendrán que trabajar con esta situación de cara al resto de la temporada.

Arranca la semana cuatro.

Saldrán chispas en el juego de jueves nocturno.

Cuervos de Baltimore vs Acereros de Pittsburgh, jueves 19:25.

Cuando la liga programó este encuentro, se esperaba que los participantes llegarán en su mejor momento, sin embargo la situación es completamente distinta, los Acereros saldrán al terreno de juego sin su estelar mariscal debido a la lesión sufrida el domingo anterior; Los alados de Baltimore han extrañado sin duda al defensivo Terrell Suggs, quien está fuera por lesión en el talón de Aquiles, los Cuervos intentarán evitar a toda costa la derrota que los dejaría en una situación de emergencia en el comienzo de la temporada.En lo que se ha convertido en una de las rivalidades más ásperas de la liga, los aurinegros llevan la delantera en victorias con marca de 24-18. Hoy tienen la oportunidad de hundir a sus rivales quienes saldrán a dejar todo en el emparrillado para evitar una debacle en la temporada.

Jets de New York vs Delfines de Miami, domingo 8:30

 

Uno de los tres partidos internacionales que se disputarán en el Estadio Wembley de Londres, Inglaterra se llevará a cabo entre dos rivales divisionales, los cetáceos de la Florida serán los locales administrativos en este enfrentamiento; ambos equipos vienen de sufrir una derrota y con los Patriotas jugando a gran nivel, los Delfines y los Jets no se pueden dar el lujo de seguir sumando reveses en su marca. 

Los Delfines con inicio flojo han dejado mucho que desear y los Jets han mostrado al menos contar con los elementos para competir contra el resto de la liga; la serie la dominan los aeroplanos neoyorkinos con foja de 51-47-1

 

Vikingos de Minnesota vs Broncos de Denver, domingo 15:25

Durante 13 enfrentamientos el equipo de Minnesota ha vencido en siete ocasiones a los Broncos, este domingo en su visita al Estadio Sports Authority, los Broncos esperan empatar la marca entre sí; hasta el momento el equipo de Denver es líder de la división Oeste con marcha perfecta; los Vikingos por su parte se ubican en la segunda posición de su su grupo en la división Norte de la Conferencia Nacional.

Uno de los grandes atractivos es el enfrentamiento entre Peyton Manning y Teddy Bridgewater; el veterano pasador dueño quien en cada juego sigue escribiendo su nombre en el libro de récords de la NFL; en su segunda temporada al frente de los Vikingos se espera que bajo la tutela del coordinador ofensivo Norv Turner han fincado sus esperanzas de convertirse en uno de los equipos competitivos de la liga.

Amables aficionados sus comentarios serán bien recibidos, me pueden contactar en  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla  Y @enlazonadetd

 

 

 

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.