Mié06202018

Last update09:42:51

La ultima y nos vamos en la Infantil

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

¡Que, tal mis queridos amigos y amigas! ¿Cómo están? Espero que, sobre todo gocen de buena salud en compañía de sus seres queridos. Yo en lo personal, de pláceme por volver a charlar con ustedes y reanudar nuestra comunicación.

Así cuando nuestras esposas e hijos nos presionan para irnos de una agradable fiesta o en una amena tertulia con los amigos y les decimos: "la última y nos vamos" eso mismo les digo referente a la finalización de la época más bonita de nuestro fútbol americano: la temporada de infantil.

La mayoría de ligas ya terminaron y por ende surgieron los equipos campeones de cada categoría, algunos ganaron el juego de la final, otros por terminar como primer lugar, varios invictos y otros en casos muy especiales, con el privilegio de haber hecho la famosa "Carrera de Tennessee".

Mi buen amigo y destacado colega Salvador 'Chavita' Larios, hace algunas semanas me envió una interesante nota sobre el término y de donde surge. Su aplicación sigue causando mucha controversia, pues algunos dicen que debe aplicarse al término de la temporada regular y otros hasta la obtención del campeonato, lo siguiente puede dilucidar esta confusión.

Pues bien, como dice 'Chavita', la frase honra al equipo de la Universidad de Tennessee en su versión de 1939, el último equipo a la fecha que ha completado una temporada regular de futbol americano colegial en el máximo nivel de los emparrillados de Estados Unidos, la hoy llamada "Football Bowl Subdivision" (FBS), antes llamada División 1 y División 1-A, sin permitir un punto en contra.

Aquella temporada arrancó el 29 de septiembre de 1939, con un triunfo por 13-0 sobre la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NCSU). A este le siguieron triunfos sobre Sewanee (40-0), la Universidad de Tennessee en Chattanooga (28-0), Alabama (21-0), el Colegio Mercer de Georgia (17-0), la Universidad Estatal de Louisiana (LSU) (20-0), La Universidad The Citadel de Carolina del Sur (34-0), Vanderbilt (13-0), Kentucky (19-0), y cerrando el 9 de diciembre de ese año con un triunfo sobre Auburn (7-0).

Sin embargo, y por increíble que parezca, los Voluntarios de Tennessee NO fueron proclamados campeones nacionales en ese año. Tal honor le correspondió a los Aggies de Texas A&M, dirigidos por el coach Homer Norton, que igualmente terminaron con marca perfecta, pero permitieron 18 puntos a lo largo de la temporada.

En ese entonces, los Tazones no tenían validez alguna en la definición del campeonato, y los resultados de los mismos parecieron validar la votación de la lista de la Agencia Prensa Asociada (AP), que apenas por cuarto año era el medio principal para dirimir el título de la NCAA. En el Sugar Bowl, los Aguiluchos superaron 14-13 a la local Universidad de Tulane en la Ciudad de Nueva Orleans. Tennessee, por su parte, cayó en el Rose Bowl ante la Universidad del Sur de California (USC), 14-0.

En realidad, el último equipo que ha culminado una temporada de División I con marca perfecta y sin permitir punto alguno en contra fue el de la Universidad de Colgate (Nueva York) de 1932, dirigido por el coach Andy Kerr, y que tuvo marca de 9-0, con 264 puntos anotados, contra 212 de los permitidos por los Volunteers de 1939. Se esperaba que los Red Raiders fueran invitados al Tazón de las Rosas de ese Año, pero el Comité de Selección se decantó por enfrentar a los Troyanos de USC ante las Panteras de la Universidad de Pittsburgh en aquella edición.

¿Por qué entonces, se llama "La Carrera de Tennessee" y no "La Carrera de Colgate"? Varios factores pudieron influir en esta situación. Por un lado, el hecho de que ya existiera la lista AP para definir al campeón nacional, la cual tuvo su primera edición en 1936.

Otra, el hecho de que los Volunteers llegaron a la temporada de 1938 como Campeones Nacionales defensores, y una temporada sin un solo punto en contra no les alcanzó para ser proclamados campeones. Tal vez un mejor final de torneo pesó en favor de la escuadra texana. Además, en ese torneo la Conferencia del Sureste (SEC), donde militaba Tennessee, estaba conformada por 13 instituciones y contó con 3 equipos invictos en duelos dentro de la misma: Tennessee (Rankeado final #2), el Tecnológico de Georgia (#16) y Tulane (#5). Los Aggies fueron monarcas únicos e indiscutidos de la Conferencia del Suroeste (SWC), conformada ese año por 7 equipos, y donde los TAMU sacó dos juegos de ventaja a sus principales perseguidores: Baylor y la Universidad Metodista del Sur (SMU).

Por otro lado, está el gran prestigio de que gozaba el Head Coach de los Volunteers, el General Robert Neyland, producto neto de una época de oro del equipo de la Academia Militar de los Estados Unidos (Army), donde fue dirigido por otro legendario estratega, Charles Daly, quien dirigiera los destinos del equipo castrense de 1913 a 1922, y que integrara a Neyland a su equipo como liniero, tanto ofensivo como defensivo, a la usanza de aquellos años donde no existía la libre sustitución, de 1913 a 1916. Además de aquel título de 1938, el General Neyland dirigió a los "Vols" al campeonato nacional de 1951, el último logrado por un equipo que como esquema ofensivo básico utilizó la formación "Single Wing".

Pero sobre todo, desde luego, pesa el hecho de que en este 2014 se conmemorará el 75 aniversario de aquel equipo de Tennessee que no supo lo que era ver a un rival consiguiendo puntos en su meta. Planteles impresionantes en instituciones de reconocida calidad en los emparrillados -Notre Dame, Oklahoma, Nebraska, USC, Alabama, Penn State, Ohio State, Texas, el que ustedes recuerden-, no han logrado reeditar aquella proeza.

El último equipo invicto que ha permitido menos de 100 puntos a lo largo de su temporada, fue el de la Universidad de Alabama de 1979 (67); el último que permitió menos de 50, fue el de Alabama de 1966 (44). Antes del equipo de Colgate de 1932, los últimos equipos importantes que completaron una temporada invictos y sin puntos en contra fueron los de Texas A&M de 1917 y 1919, dirigidos por Dana X. Bible y que no jugaron un solo partido fuera del Estado de Texas en esos años; los equipos de Illinois y Pittsburgh de 1910; el plantel de Yale de 1909, dirigido por Tad Jones; y el legendario equipo de Michigan de 1901, dirigido por Fielding Yost y que inaugurara la era de los equipos "Punto por Minuto" de los Wolverines en el lustro 1901-1905.

Desde mi punto de vista, dicha denominación debe ser empleada con los equipos que terminan campeones sin puntos en contra, en torneos a mayor número de puntos 'Round Robin', todos contra todos o en torneos con postemporada (cuartos de final, semifinales y finales) y no al término de la fase regular. En ese tiempo, los de Tennessee ganaron su torneo y como se dice no eran definitorios los tazones, estos eran juegos extras, no como ahora en el BCS.

¿Ustedes, que opinan?

Al revisar las posiciones finales en varias ligas, encontramos al equipo de Búhos Azcapotzalco de la categoría Falcons (265 PF-0 PC), que fueron campeones, haciendo esta famosa Carrera y es justo mencionarlo. Dicha organización participó en FADEMAC, en el Grupo Blanco.

Y eso es todo por hoy, no olviden leer un buen libro y si pueden hacer ejercicio, háganlo, es una buena combinación para disfrutar de la vida.

Se despide su amigo de siempre... Alex "Indiana" Camacho

*Sé generoso y comprensivo, que nadie venga a ti sin que pueda irse mejor y más feliz *

El Alex está a sus órdenes en el e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla , me dará mucho gusto y placer recibir sus amables comunicaciones.

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.