Mié12192018

Last update10:25:27

Rendirán homenaje los Castores a "Maikol"

  • PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

Este sábado los excastores de la Facultad de Ingeniería Civil de la UAC habrán de rendirle a la una de la tarde en el Auditorio de su facultad, un merecidísimo homenaje a uno de sus más respetados entrenadores, me refiero al coach Miguel Martín Díaz.  Quien ha venido expresamente desde Cancún, Quintana Roo, donde ahora radica, a esta celebración en la que diversas generaciones de ingenieros quienes tuvieron el honor de haber sido dirigidos por este personaje del football de nuestra ciudad habrán de ofrecerle.

El paso del inexorable tiempo hace que las nuevas generaciones consuman de manera más rápida, eventos, nombres, hazañas. Los medios son proactivos y demasiado veloces, la inmediatez provoca precisamente que la historia solo sea el pasado reciente y entonces parece tan lejano lo que apenas para otros sucedió “ayer”, tan solo unos cuarenta años atrás.

Sí, Miguel Martín o el “Maikol”  como se escuchaba su apodo fue sin duda un referente por casi una década o poco más en el football local. No había otro jugador con el fuelle de Martín, con su explosividad y esas grandes actuaciones a las que acostumbró a una generación de aficionados al football que se fue también con el futbol setentero y de principios de la década de los ochenta, acostumbrados a llenar el estadio olímpico, a ver las jornadas sabatinas y en ellas a los espectaculares Daneses del Ateneo Fuente o bien a los Vaqueros de la UAC que fueron los dos equipos donde el “Maikol” dejó profunda huella como uno de los mejores corredores de balón que ha dado Saltillo en su historia.

Su primer temporada a los 14 años de edad y tercero de secundaria en el lejano 1972 lo vio incursionar en la categoría juvenil del Ateneo, su debut fue con el pie derecho pues tanto Martín Díaz como una pléyade de grandes jugadores lograron la primera gran hazaña para sus colores al coronarse campeones invictos sin recibir un solo punto en contra lo que significó para la historia del football americano de Saltillo la primera vez que se producía la famosa “Carrera del Teenneese”.

Pero eso fue solo el principio de lo que el “Maikol” encabezando a toda una generación lograrían como escarlatas en una gran sucesión de títulos bajo la dirección de otro grande de las estrategias en nuestra ciudad: el coach Jorge Castro Medina que también llegaba recién desempacado del futbol americano de los Pumas de la UNAM.

Así, 1973 es el año en que los Daneses del Ateneo Fuente consiguen uno de los títulos más importantes de su historia al ganar en la liga intermedia del centro de la República el codiciado campeonato por varias universidades del país entre las que se contaban la UAG, la de SLP, Chapingo, la Narro y otras más en Puebla.

Ya en 1974 y 1975 Maikol hacía un equipo endemoniado de corredores con “Coco” Zubieta, Jesús Cedillo e Israel Gutiérrez Oláceo en el QB.  La línea que abría los huecos a esos veloces daneses eran lidereados por el corpulento José Inés Hernández, que se hacía acompañar del “Cachetón” Valdés, de Raúl Rodríguez Corpus y Marco “El Maya” Aguilar.  Y precisamente en esos años fueron campeones absolutos de la liga intermedia local llevando a las vitrinas de la dirección ateneísta aquel codiciado trofeo “Challenger” que donara Archie Rodríguez el de los Estados Unidos. Era entonces director del centenario plantel el licenciado Armando Fuentes Aguirre “Catón”.

Esa extraordinaria generación ascendió como selectivo de la UAC a la liga intermedia nacional y ahí como “Vaqueros” tuvieron una gran actuación en la AMFA ganando un título que compartieron con los cadetes del HCM y un subcampeonato a sangre y fuego que perdieron en el  estadio de la ciudad de los deportes (donde juega el Cruz Azul) ante la Ola verde de UPIICSA una tarde de primavera del año 1977.

Luego Maikol llevó su categoría a la liga mayor del norte cuando se formó la ONEFA y los Vaqueros tenían en el veterano deportista a su jugador insignia, estirpe de campeón y un auténtico “caballo de hierro” que nunca se lesionaba que siempre corría al frente del equipo, que no descansaba, que ganaba las yardas difíciles y que fue ejemplo para una gran cantidad de jugadores de esa álgida década de los años setenta.

 

1980 marcó el final de su carrera deportiva como jugador y el emparrillado ganó entonces a uno de los mejores coaches de la Universidad siendo un destacado coordinador ofensivo de los castores de Ingeniería Civil. Formó parte de un staff exitoso que construyó un equipo al que se le denominó el equipo de la década en los años 80s. Los castores que conquistaron 7 títulos en 10 años.

 

Miguel Martín está en la ciudad y para quienes le conocimos nos dará mucho gusto ver cómo le rinden homenaje sus jugadores y esperamos ver a sus compañeros de equipo también alzar nuevamente el pendón de la victoria y de la amistad.

 

 

En esta acción se observa a Miguel Martín Díaz (14) en el año de 1978 cuando los Vaqueros de la UAC se enfrentaron a los Osos de Cuatlicue (Que luego fueron Osos de Acatlán y finalmente Pumas de Acatlán).  lo observa el QB Carlos García Villegas (13) qepd

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.